EL RESURGIR DE LA DIOSA
COMO FUE QUE SE CONVIRTIÓ EN HOMBRE
Tercera Parte
Cabe preguntarse cómo fue que un principio tan poderoso se perdió o cayó en el olvido. Si la hembra da la vida, ¿no sería natural asociarla con la divinidad? Puesto que la vida es un verdadero milagro y es concebido por una mujer. El planteamiento es que con anterioridad a la historia conocida existía una sociedad avanzada y pacífica de adoradores de la Diosa. La cual fue destruida por una cultura masculina y violenta. Ese brutal patriarcado aniquiló el concepto de la Diosa y obligó a la gente a ver a Dios como una figura masculina.
La causa de la caída de la Diosa radica en tres nociones:
1) un Dios masculino creador del mundo;
2) los seres humanos tienen derecho a dominar la naturaleza, y
3) los hombres tienen derecho a dominar a las mujeres.
Estos supuestos están tan arraigados en el inconsciente que, rara vez había sido puesto en tela de juicio.
La nueva visión tridimensional de la historia que respaldan las mujeres es:
1) en el principio existía la Diosa;
2) el patriarcado suprimió su poder,
3) la Diosa comienza a resurgir.
El hecho de ver a la divinidad femenina establece de nuevo la conexión entre la mujer y el poder. Trátese de sanar la tierra, de emprender un negocio, de buscar un cargo político o de criar a un niño, cuando la mujer invoca a la Diosa lo hace tomando parte de su legítima divinidad.
En la década de los 80, la locura de la carrera armamentista y la amenaza de una guerra nuclear lanzaron al activismo a millones de personas en salvaguardia de la tierra. Para numerosas mujeres significaba que la carrera armamentista era la conclusión natural de un desastre de destrucción basado pura y exclusivamente en valores “masculinos” cuyo acto final llevado a cabo sería la aniquilación del planeta sin explicación alguna, cuanto mas violenta y sofisticada es la invención de las armas mas precipitado es el exterminio. Las mujeres alzaron la voz de protesta sabiendo que, aunque sus expresiones parecían “irracionales” a los ojos de la elite masculina dominante, la protesta perturbadora era por convicción la única posición racional posible en defensa de la vida.
Esos gritos eran el llamado para el renacer de la sabiduría femenina y fueron escuchados. Los escritos sobre la Diosa, que antes aparecían con cuentagotas, se desbordaron.
En 1987 apareció la nueva visión revolucionaria de la historia planteada por la erudita y activista Reine Eisler. Según ella, hay dos sociedades posibles: un modelo de dominación el cual el poder se impone por la fuerza (o la amenaza de la fuerza), simbolizada por la espada, y un modelo de cooperación basado en unas relaciones de igualdad, en el cual el arte y la espiritualidad representados por el cáliz son de vital importancia.
En la actualidad, el movimiento a favor del medio ambiente suele relacionarse con la mujer, la Madre Tierra y la antigua Diosa Gea.

MARÍA CRISTINA GARAY ANDRADE
Derechos Reservados

1.- Bibliografía consultada: Megatendencias de la Mujer 2000 – Patricia Aburdene y John Naisbitt (1993)

No hay comentarios: