EL RESURGIR DE LA DIOSA
UNA FORMA DIFERENTE PERO REAL
DE VER LA HISTORIA TEOLÓGICA
Quinta Parte
El dominio masculino encontró una gran aliada en la herencia judeo-cristina- Cuando los antiguos hebreos llegaron al Oriente Medio, encontraron en Canaán una cultura devota de la Diosa. Tal como lo demuestra el Antiguo Testamento, trataron de reemplazarla por su Dios masculino Yahvé (hay indicios contradictorios de que los hebreos también veneraban a la Diosa Asherá, una forma de la Gran Diosa).
Riane Eisler planteaba que el Jardín del Edén fue el escenario de la batalla entre Yahvé y la Diosa. El Árbol de la Ciencia es un símbolo de la Diosa, al igual que la serpiente, la cual muda de piel para convertirse en el símbolo del renacimiento y la transformación de todos los tiempos. El propósito de los autores de la Biblia es someter los cultos a la Diosa de Canaán al nuevo Dios hebreo Yahvé. Al hacerlo, pervierten a la mujer y al símbolo de la Gran Diosa: la serpiente.
Durante miles de años, el sometimiento de la mujer ha encontrado justificación en el hecho de que Adán fue creado primero. Pero las eruditas feministas señalan que hay en el Génesis dos versiones del relato de la creación. En el primer capítulo (versículos 26-31, Eva es creada al mismo tiempo que Adán. La segunda versión. Según la cual Eva es creada después, esta en el capítulo 2 (versículos 4-3).
La cristiandad se acomodó perfectamente al dominio masculino del judaísmo. En retrospectiva, esto es irónico, puesto que las feministas no encuentran fallas en Jesucristo y porque, además, las mujeres desempeñaron un papel esencial, aunque no reconocido muchas veces, en los albores de la Iglesia. La primera literatura cristiana contiene muchos ejemplos de mujeres activistas predicadoras y maestras. Sin embargo, hasta el siglo IV las fuerzas del predominio masculino se impusieron. Los padres de la Iglesia desterraron la tradición gnóstica, que había rendido tributo a la feminidad, suprimieron las referencias al aspecto femenino de la Divinidad y excluyeron a las mujeres del liderazgo.
Solamente los hombres podían ser sacerdotes; solamente los sacerdotes podían ser los mediadores entre Dios y la humanidad y proporcionaban la salvación. A la religión de la Diosa se la calificó de pagana, maléfica y asociada con el demonio.- el poder femenino fue presentado como una amenaza para el oren social.

María Cristina Garay Andrade
Derechos Reservados


1.- Bibliografía consultada: Megatendencias de la Mujer 2000 – Patricia Aburdene y John Naisbitt (1993)

No hay comentarios: