MI VENERADA DIOSA
VIRGEN MARÍA MADRE DE DIOS

Antes que el gallo cante anunciando la mañana
Este mensaje tuyo que guardo y al alma sana
Te prometo no callarlo por mas tiempo Madre mía
Es hora de gritarlo libremente sin ninguna cobardía
Mi profundo amor por ti me ennoblece
Elevarte en la más sublime oración es cuando aparece
Tu Sagrado Corazón con amor trascendentemente
Inmaculada Tu figura se delinea nítida en mi mente
El mundo sumiso y callado admira ferviente tus apariciones
Mensajes de amor y paz propagados por todas las naciones
Levantan santuarios consuetudinarios adorando Tu existencia
La fe que redimes despierta las dormidas conciencias
Plenitud con dicha, comunidades con alegrías manifiestas
Transitan cargando Tu imagen en procesiones lentas
Concretando en miles la marcha de fieles seguidores devotos
Honrosos te cargan sumando con fervor sus votos
Culturas milenarias monoteísta agonizan
Tu peregrinaje constante y silencioso te inmortaliza
El daño de la hegemonía reparas en el alma debilitada
Como única Diosa venerada y glorificada
Nadie se atreve a darte tu verdadera gloria
Se empeñan en otros títulos temerosos de tu victoria
¿Porque vedar de esta manera tu Soberanía?
Divinidad Excelsa, Luz Superiora Origen De La Vida.
Feliz mi sueño al despertar esta mañana
Dispuesta a emprender relevante cruzada soberana
Tu encargo no es muy largo y con amor lo manuscribo
Para quien quiera en su alma darle refugio significativo
Recordando imágenes de tu impoluta belleza
Coloque flores frescas con devoción sobre tu mesa
Como los panes multiplicados en hogares los altares
Así te otorgan en silencio el titulo genuino a tu Realeza.
MARÍA CRISTINA GARAY ANDRADE
Derechos Reservados de Autora

MENSAJE PARA TENER MUY EN CUENTA

Dijo la mujer - Frances Croake Frank

Dijo la mujer: al tenerlo por primera vezen la penumbra del establo de Belén después del sufrimiento, del sangrar y del gemir:"Éste es mi cuerpo. Ésta es mi sangre"



Dijo la mujer:  al tenerlo por última vez bajo la llovizna en la cima del Calvario después del sufrimiento, del sangrar y del morir: "Éste es mi cuerpo. Ésta es mi sangre"
Y está muy bien que lo haya dicho entonces porque ancianos secos disimulando su infertilidad bajo ropajes morados le ordenan que no lo diga... por ahora...

No hay comentarios: