EL RESURGIR DE LA DIOSA
 EL TABERNÁCULO
Cuarta Parte
Estudiantes de la plaza de Tiananmén, en Pekín, construyeron una estatua de cera de la Diosa de la Democracia, salio a la luz un aspecto contemporáneo de la Gran Diosa. Una cruel elite masculina destruyó la estatua junto con los estudiantes pacíficos que la rodeaban. Pero, al igual que otras Diosas prohibidas, aun viven en los corazones de la gente.
La gran Diosa (o la gran Madre) se manifiesta en distintas formas a través de la historia, los continentes y las culturas. La Diosa tiene muchos nombres y atributos. Asume distintas identidades para representar las historias y los dramas de la humanidad.
Más de mil deidades femeninas, un índice muy bien elaborado ayuda a los lectores a buscar las diosas africanas bálticas, chinas o norteamericanas, por ejemplo a determinar cuál es el campo en que rigen, como el de la belleza, el del estudio o el del nacimiento.
Solamente en Asia, donde hay muchas aldeas todavía se venera a la Diosa, hay muchísimas manifestaciones de la Gran Diosa:
Kuan-yin, bodhisattva budista de la compasión, es la deidad más popular entre los chinos. Al igual que la Virgen María, se la conoce por conceder la misericordia.
La tibetana Tara es el Buda íntegro que encarna solamente en la forma femenina. Ha preferido demorar su nirvana hasta que se haya cumplido la salvación de toda la humanidad. Protege a los budistas contra los ocho peligros tradicionales: el orgullo, el engaño, la ira, la envidia, las opiniones equivocadas, la avaricia, el apego y la duda.
La Diosa también se proyecta den Kali, deidad femenina hindú de piel oscura y portadora de una espada y una cabeza cortada. La espada de la sabiduría corta para liberar al yo y al pensamiento racional. Conoce el reino de la Muerte y simboliza el conocimiento de que la transformación solo sobreviene al enfrentar las tinieblas.
Maya, la reina hindú, madre del príncipe Siddartha, el Buda histórico, proyecta una imagen de sensualidad y erotismo.

MARÍA CRISTINA GARAY ANDRADE

Derechos Reservados


1.- Bibliografía consultada: Megatendencias de la Mujer 2000 – Patricia Aburdene y John Naisbitt (1993)



No hay comentarios: